Bibliotren: Fahrenheit 451 [Reseña]

En un mundo donde los libros están prohibidos y los bomberos no son los encargados de combatir el fuego, sino que son quienes lo ocasionan, usando como combustible precisamente aquellos objetos vetados en la sociedad, Montag, el protagonista de esta novela, es un bombero que desempeña su labor ciegamente, destruyendo cuantos textos sean encontrados.

En el momento en que Montag conoce a su nueva vecina, Clarisse, sus convicciones empiezan a flaquear, la joven le desconcierta con sus preguntas, las que le hacen cuestionarse cosas en las que no había reparado. Clarisse pronto desaparece, a partir de este punto Montag tomará una decisión que va en contra de su profesión, arriesgándose a ser descubierto por sus propios compañeros de labores.

Fahrenheit 451 es una distopía, un mundo del futuro donde el conocimiento es reprimido y los libros deben ser exterminados, donde se castiga a quienes, en resistencia, aún son portadores de ellos. Ante este panorama, los pocos rebeldes permanecen ocultos y han adoptado un sistema para evitar la pérdida de todos los saberes de la humanidad.

Este título publicado por el norteamericano Ray Bradbury en 1953, se mantiene vigente en una historia universal que no ha estado exenta de censura hacia autores o ideas que se oponen a las que algún grupo profesa y pretende imponer como única mirada.

“No hace falta quemar libros si el mundo empieza a llenarse de gente que no lee, que no aprende, que no sabe”.

Título: Fahrenheit 451.

Autor: Ray Bradbury.

Editorial: Minotauro.

Disponible en: Bibliotren. Colección general.

CAP

COMENTARIOS

comentarios